Incapacidad permanente (modalidad contributiva): Grados de invalidez.

Incapacidad Permanente Parcial para la profesión habitual:

Es aquella que, sin alcanzar el grado de total, impida al trabajador realizar las tareas fundamentales de la profesión habitual, y ocasione un descenso de su rendimiento normal para su profesión del 33% o más.

Da lugar a percibir una indemnización a tanto alzado, cuya cuantía se establece en 24 mensualidades de la base reguladora.

Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual:

Es aquella que impide al trabajador la realización de todas o de las fundamentales tareas de la profesión habitual, pero no le impide la realización de otras profesiones.

Da lugar a una pensión vitalicia equivalente al 55% de la base reguladora, pudiendo ser del 75% para trabajadores de más de 55 años de edad cuando, debido a no tener una preparación especializada y/o a circunstancias socio-laborales del lugar de residencia, se presuma muy difícil la obtención de un empleo distinto a su profesión habitual.

En caso que la incapacidad derive de accidente de trabajo, con responsabilidad de la empresa en el mismo, podrá imponerse a la empresa un recargo de entre el 30% y el 50% sobre el importe de la pensión, que supondrá un complemento a la pensión.

La pensión puede ser sustituida por una cantidad a tanto alzado en los siguientes casos:

  • El trabajador sea menor de 60 años.
  • Lo solicite dentro e los 3 años posteriores al reconocimiento del derecho a la incapacidad permanente.
  • Las lesiones que hayan determinado la incapacidad permanente se entienda que no son susceptibles de modificación que diera lugar a revisiones de la incapacidad permanente.
  • Que el beneficiario realice actividades por cuenta propia o ajena, o bien acredite que la indemnización va a invertirse en prepararse o desarrollar nuevas fuentes de ingresos como autónomo, y demuestre tener aptitud para suficiente para ejercer dicha actividad.

El importe de dicha indemnización oscilará entre las 12 mensualidades de base reguladora para los que tengan 59 años y de 84 mensualidades para los menores de 54 años, con una escala que prevé un incremento de 12 mensualidades menos por cada año de más edad (54 años = 72 mensualidades; 55 años = 60 mensualidades; …).

Una vez cumplidos los 60 años, el beneficiario pasará a recibir la pensión reconocida inicialmente más las revalorizaciones correspondientes.

Incapacidad Permanente Absoluta para todo trabajo:

Es aquella que impide al trabajador la realización de toda profesión u oficio.Da lugar a una pensión vitalicia equivalente al 100% de la base reguladora.En caso que la incapacidad derive de accidente de trabajo, con responsabilidad de la empresa en el mismo, podrá imponerse a la empresa un recargo de entre el 30% y el 50% sobre el importe de la pensión, que supondrá un complemento a la pensión.

Gran invalidez:

Es aquella en que el trabajador afecto a una incapacidad permanente requiera de ayuda de otra persona para llevar acabo las tareas más básicas de su vida, tales como vestirse, desplazarse y comer.

Da lugar a la una pensión por el importe que corresponda a la pensión que corresponda por incapacidad permanente, total o absoluta, más un complemento. El importe del complemento será el resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente para el régimen general y el 30% de la última base reguladora del trabajador.

INCAPACIDAD PERMANENTE DE TRABAJADORES AUTÓNOMOS:

Los trabajadores autónomos tienen reconocida la prestación por incapacidad permanetnte en los mismos términos que para los trabajadores en régimen general, pero con algunas particularidades:

Tienen que tener cubiertas las contingencias profesionales (accidente de trabajo o enfermedad profesional) y se hayan acogido a la cobertura de incapacidad temporal.

GRADOS DE INVALIDEZ:

Incapacidad Permanente Parcial:

Si es por contingencias comunes, no está cubierta.

Si es por contingencias profesionales, debe impedirle la realización de las tareas fundamentales de su profesión y, además, ocasionarle una disminución de su rendimiento normal para su profesión del 50% o más.

Incapacidad Permanente Parcial:

Da lugar la pensión prevista para trabajadores del régimen general, pero podrá incrementarse en un 20% si el trabajador autónomo tiene 55 años o más y lo solicita expresamente, y no ejerza ninguna actividad retribuida por cuenta ajena o cuenta propia que dé lugar a su alta en cualquiera de los regímenes de la Seguridad Social; y no sea titular de una explotación agraria o pesquera, ni de un establecimiento mercantil como propietario, arrendatario, usufructuario o similar.

La pensión puede ser sustituida por una cantidad a tanto alzado si el trabajador autónomo así lo solicita.


Llámanos y te ayudaremos 93 531 30 34