Toda trabajadora embarazada tiene el derecho a la baja por maternidad. Ésta consiste en un período de descanso con suspensión temporal del contrato de trabajo en la que se percibe un subsidio mientras no se está trabajando para paliar la no percepción del salario. Pueden acogerse tanto madres naturales como también en casos de adopción, acogimiento o tutela, tramitados de forma legal.

Baja por maternidad

Toda la información al respeto la podéis encontrar en la página web de la Seguridad Social (del Ministerio de Empleo y Seguridad Social). Aquí exponemos algunos de los conceptos más destacados:

• La prestación que se percibe es un subsidio del 100% de la base reguladora. Si el parto fuera múltiple o bien si se hubiera adoptado o acogido a más de un menor, entonces se añadiría un subsidio especial por cada uno de más (que se aplica a partir del segundo). La duración del subsidio especial es de 6 semanas a partir del nacimiento o de la resolución de adopción o acogimiento.

• En cuanto al período de descanso, su duración es 16 semanas ininterrumpidas, que podrá ser ampliado en caso de parto múltiple o bien de una adopción o acogimiento de más de un menor a la vez. Este plazo se ampliar. También podrá ser ampliable si se trata de un menor con discapacidad o bien la hospitalización del recién nacido. Estas 16 semanas pueden compartirse con el padre, ya sea de forma simultánea o no. Lo mismo ocurre con las adopciones y los acogimientos, aunque en el caso de las adopciones, si éstas son internacionales y requieren desplazamiento, entonces estas 16 semanas que corresponden se podrán iniciar hasta cuatro semanas antes.

En caso de que la madre no reúna los requisitos, por sí el tiempo mínimo de cotización, podrá percibir un subsidio de carácter no contributivo durante las 6 semanas siguientes al parto, cuyo importe será el del IPREM vigente, excepto que por sus base de cotización se obtenga un importe inferior al IPREM.

• Los requisitos para poder recibir la prestación y obtener la baja por maternidad, principalmente, son: estar dada de alta en la seguridad social o en situación asimilada (desempleo, …) y tener cubierto un periodo de cotización de 180 días en los últimos siete años previos al parto, o bien 360 días cotizados a lo largo de toda la vida laboral que consta en el historial. Estos requisitos pueden variar en algunos casos:

1. Cuando se es menor de 21 años hay periodo mínimo de cotización
2. Entre los 21 y los 26 años, solo hará falta cotizar 90 días en los últimos 7 años o bien 180 días a lo largo de toda la vida laboral.
3. Cuando se es mayor de 26 años, entonces sí se cumplirán los requisitos comentados (180 días o 360, según el caso).

• Para poder hacer efectiva la solicitud, se debe presentar una solicitud mediante el modelo oficial de la Administración de la Seguridad Social, debidamente rellenado con la información requerida legalmente. En todo caso, lo principal es la información relativa a la identidad de la solicitante y la que hace referencia a nuestra cotización y vinculación con la Seguridad Social.

• En caso de fallecimiento del hijo/a, la madre tendrá derecho igualmente a las 16 semanas de descanso y subsidio por maternidad.

• Cuando finaliza el período de baja por maternidad, existe el permiso por lactancia. Toda madre tiene su derecho hacer dos pausas al día para la lactancia. Puede escoger hacer una pausa de una hora o dos pausas de media hora. Este derecho se mantiene hasta que el bebé llegue a los nueve meses. Cabe la posibilidad de pactar con la empresa que esas pausas se sustituyan una reducción de una hora en la jornada laboral.

• Finalmente, decir que también existe el derecho de los padres a reducir su jornada laboral (entre un 8% y un 50%) para el cuidado de hijos menores de 12 años o de una persona con discapacidad, con reducción equivalente del salario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *