Las vacaciones anuales de los trabajadores

Las vacaciones anuales retribuidas son un derecho irrenunciable de todo/a trabajador/a, tal y como establece la ley. Por tanto, suponen una interrupción de la prestación de servicios del trabajador manteniendo su derecho al salario, y sin que el empresario pueda exigirle que trabaje.

Derechos del trabajador. Las vacaciones

Su período de duración puede pactase por contrato o convenio colectivo, siempre que no sea inferior a 30 días naturales. Se trata de un derecho intra-anual y no post-anual, lo que significa que se van devengando día a día dentro del mismo año de disfrute. Por ejemplo, un trabajador que empieza a trabajar el 1 de julio, al finalizar el año habrá devengado 15 días naturales, ya que sólo habrá permanecido medio año en la empresa, y deberá haberlos disfrutado antes de finalizar el año, salvo que exista un pacto con la empresa que permita extender el período de disfrute hasta un día del año siguiente. En cambio, si dejara la empresa el 1 de noviembre, entonces habría estado sólo 4 meses en la empresa, habiendo devengado 10 días de vacaciones. Si, al finalizar la relación laboral ese día, ya ha disfrutado esos 10 día de vacaciones, su saldo será cero, en cambio, si sólo ha disfrutado 5 días, entonces con el finiquito deberá percibir la liquidación económica correspondiente a los 5 días de vacaciones devengados y no disfrutados.

Es un derecho irrenunciable del trabajador, pensado para facilitar el necesario descanso para su salud y ocio. Por ello, no puede ser sustituido por un pago económico, salvo que finalice la relación laboral existiendo días de vacaciones pendientes de disfrute, en cuyo caso se liquidarán económicamente.

La empresa tiene que fijar un calendario de vacaciones de modo que los trabajadores puedan conocerlo, al menos, 2 meses antes del inicio de sus vacaciones.

En cuanto al momento de disfrute de las vacaciones, debe fijarse de mutuo acuerdo entre empresa y trabajador. En caso que no se pongan de acuerdo, podrá acudirse a la jurisdicción social para que sea el Juez quien lo fije. La ley prevé un procedimiento urgente y sumario cuya resolución no será recurrible.

¿Qué ocurre cuando el período de disfrute de las vacaciones coincide con una suspensión contractual por incapacidad temporal o permiso legal del trabajador. Pues bien, hay que distinguir 2 casos:

  • Casos de embarazo, parto, maternidad o lactancia: La trabajadora podrá disfrutar de sus vacaciones en fecha distinta de la incapacidad o permiso legal.
  • Por enfermedad común o accidente de trabajo: Podrán disfrutarse las vacaciones al terminar el proceso de incapacidad temporal siempre que no hayan pasado más de 18 meses después de finalizar el año en el que se devengaron.

Por tanto, en caso de finalizar la relación laboral sin que el trabajador/a haya podido disfrutar de su período de vacaciones por cualquiera de los motivos anteriores, tendrá derecho a percibir su liquidación económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *