Pensión por jubilación

La jubilación es aquella situación en la que el trabajador ha finalizado su vida laboral y percibe una prestación económica de carácter vitalicio, única e imprescriptible y que se reconoce desde el sistema de la Seguridad Social al beneficiario, una vez que haya alcanzado una determinada edad y haya cesado en el ejercicio de su actividad, ya sea por cuenta propia o ajena, de acuerdo con lo establecido en el articulo 204 y siguientes de la Ley General de la Seguridad Social.

Esta prestación garantiza al trabajador que haya cesado su actividad laboral o profesional, unos ingresos para poder vivir hasta su defunción. Pueden beneficiarse de ello todas aquellas personas que reúnan las siguientes condiciones:

  • Estar de afiliado y de alta en la Seguridad Social o una situación asimilada al alta.
  • Haber cumplido la edad mínima exigida legalmente, que va de los 65 años (siempre que se tengan cotizados un tiempo mínimo fijado legalmente) y hasta los 67 años, de forma gradual hasta el año 2027 de conformidad con la siguiente tabla.
  • Cumplir un periodo mínimo de cotización de 15 años, de los cuales 2 años deberán estar comprendidos dentro de los 15 años anteriores al momento de generarse el derecho, con las siguientes particularidades particularidades.

La cuantía de la prestación variará según cada caso, ya que se determina a través de la base reguladora y el porcentaje que se aplica según los años cotizados. Se puede calcular mediante el simulador de la página web de la Seguridad Social.

¿Qué trámites hay que realizar?

  • En primer lugar, se debe cumplimentar la Solicitud de jubilación,
  • En segundo lugar, hay que aportar la documentación personal y la específica que consta indicada en la misma solicitud.

Esta solicitud, junto con la documentación necesaria, deberá ser presentada en cualquier Oficina de la Seguridad Social.

¿Cuál es el momento para solicitarla?

Los trabajadores que se encuentren de alta en el sistema de Seguridad Social pueden solicitar la pensión durante los tres meses anteriores o posteriores a la fecha del cese de la actividad laboral. En todo caso, la prestación se paga a partir del día siguiente al que se ha cesado la actividad, sea cuando sea que se ha solicitado.

¿Cuándo se cobra?

Las pensiones se abonan en 14 pagas, de las cuales una es por cada mes del año y dos son pagas extraordinarias, que se harán efectivas en el mes de junio y noviembre.

Anualmente se realizará una revisión del importe de acuerdo con el Índice de Precios de Consumo (IPC) de dicho año.

Además, dicha prestación está sujeta a tributación sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

¿Hay alguna incompatibilidad?

Sí, en principio, la jubilación es incompatible con cualquier tipo de trabajo que implique estar de alta en el sistema de la Seguridad Social, así como el desempeño de un puesto de trabajo el sector público o un alto cargo. Sin embargo, hay algunas excepciones en que sí es compatible la jubilación con el desempeño de una actividad por cuenta ajena o por cuenta propia. Podemos verlas en el siguiente enlace.

Toda actividad debe ser comunicada a la Seguridad Social antes de ser iniciada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*