¿Qué es un comité de empresa?

Un comité de empresa es un grupo de personas que forman parte de una empresa y que representan al resto de trabajadores. Normalmente este comité es quien se ocupa de negociar condiciones y resolver conflictos tipo salariales. Estos últimos años, como ha habido tantos EREs y cierres, el papel de los comités de empresa se ha popularizado.

¿Quién forma el Comité de empresa?

El comité está formado por personas que trabajan en la institución /empresa. Son personas elegidas, en principio, de forma democrática y que cumplen sus funciones de delegados o representantes sindicales. Podrán votar por ellos todos los trabajadores fijos e interinos que como mínimo lleven un mes dentro de la empresa (ver artículo 69.2 del Estatuto de los Trabajadores).

Estos representantes, como ya hemos dicho, son los interlocutores con la empresa y por lo tanto deben tener suficiente experiencia en ella para conocerla a fondo, así como tener alguna habilidad de negociación. Es importante que conozcan la situación de la empresa en el mercado, que tipos de trabajadores hay, sus condiciones laborales, etc. para ello, normalmente se exige que el trabajador que quiera presentarse a votación lleve un mínimo de seis meses trabajando allí.

Según la normativa europea 97/74/CE, este tipo de comités son obligatorios en empresas que tengan más de mil trabajadores. Aún así, esto no afecta a la administración pública, que al tener unas condiciones laborales diferentes no disponen de un comité de empresa como tal (de hecho sólo pueden votar representantes los trabajadores de administración pública que estén sujetos al derecho laboral).

En la Guía Laboral del Ministerio de Empleo y Seguridad Social se especifican algunos detalles más. Aquí os dejamos algunos, pero es recomendable leer el texto entero si nos interesa saber más sobre este tema.

• La composición numérica del comité se rige según el número de trabajadores que haya en la empresa. Eso sería: Si hay entre 50 y 100 trabajadores, el comité debe tener cinco representantes. Serán nueve si hay entre 100 y 250 trabajadores, trece si hay hasta 500 trabajadores, diecisiete si hay un máximo de 750 y veintiuno si hay mil trabajadores. Para empresas de más de mil trabajadores, el comité debe tener dos representantes por cada mil personas y con un máximo de 75.
• El proceso de elección de estos delegados se anunciará mediante una convocatoria abierta a todos los trabajadores que cumplan las condiciones necesarias. Eso significa que podrán votar todos aquellos trabajadores nacionales o extranjeros que tengan más de dieciséis años y que lleven un mínimo de un mes trabajando allí; y podrán presentarse a votación todos los trabajadores que tengan un mínimo de dieciocho años y que lleven un mínimo de seis meses trabajando en la empresa.
• El Comité debe ser informado y consultado por el empresario siempre que se vayan a tomar decisiones que afecten a los empleados. Algunos ejemplos:

– Información sobre la situación económica de la empresa, el ritmo de producción y ventas, recursos humanos, estadísticas sobre absentismo o accidentes laborales, etc.
– Información sobre igualdad de género, si se está pagando lo mismo, si se están asignando tareas con criterios de igualdad, etc.
– Cuando haya cambios importantes en algún proceso o forma de hacer, o si se plantea hacer algún cambio en la plantilla, como por ejemplo una reducción de horas, un cambio de horario, etc. Esta es una de las funciones más importantes, ya que suelen ser los puntos más delicados y en los que se deberá tener capacidad de diálogo y negociación para que los efectos sean los mínimos, sobre todo para los trabajadores.
– Informarse sobre medidas de protección, planes de formación en buenos hábitos laborales o primeros auxilios, etc. Es importante que todo trabajador sepa los riesgos a los cuales se expone ocupando esa plaza.
– Y tan o más importante que tener la información es saberla compartir: los representantes del comité empresarial deben hacer llegar la información importante a las personas a las qué representan.

Los representantes tienen algunas ventajas como prioridad de permanencia en caso de recortes de plantilla, no poder ser despedido, expresarse con total libertad, etc. Además, se disponen de unas horas al mes para el ejercicio de sus funcionen (estas horas van desde las 15 a las 40, dependiendo de lo grande que sea la empresa).

El comité empresarial puede jugar un papel crucial cuando tienen lugar momentos difíciles tanto para los trabajadores como para los empleados. Uno de los últimos casos más sonados ha sido el de Vueling y su incapacidad para atender todos los vuelos que tenía planeados para el verano de 2016. El comité empresarial de Iberia Handling, la compañía que presta el servicio de tierra a Vueling, ha acusado a la aerolínea de “improvisar” su manera de gestionar y operar vuelos diariamente ante la insuficiencia de recursos materiales y humanos. El personal de tierra, que es el que da la cara por Vueling ante los pasajeros, amenazaba con convocar movilizaciones si la compañía no solucionaba el caos y aumentaba las medidas de seguridad para evitar los ataques a los trabajadores como respuesta a las cancelaciones y atrasos de vuelos y la pérdida de maletas que se van acumulando al aeropuerto.

El peso específico del comité les llevó a reunirse con la dirección de Iberia Handling para tratar el problema, que atribuía al “pésimo servicio” que estaba ofreciendo Vueling, ya que no disponía de aviones ni tripulación suficientes para cubrir todas las rutas que ofrecían durante la temporada alta del verano. Esta insuficiencia de recursos ha provocado que Vueling tenga que “improvisar diariamente su operativa, cancelando y atrasando vuelos durante horas”, según ha explicado el comité en un comunicado.

El objetivo de Vueling con esta “política empresarial salvaje” es, según el comité, “conseguir cuota de mercado y beneficios a expensas de maltratar los clientes y generar el caos en el aeropuerto de Barcelona”, cosa que acaba repercutiendo en el personal de ‘handling’ que da la cara ante el pasaje. Un juzgado del Prado ya ha dictado la primera sentencia condenando a pasajeros por agredir a empleados de tierra de Vueling.

La solución al caos pasa, según el comité de Iberia Handling, por aumentar la plantilla para atender a los pasajeros y reforzar las medidas de seguridad para la plantilla.

Este artículo tiene 3 comentarios

  1. conchi

    soy delegada sindical mi funcion es secretaria y tengo un pequeño problema con la presidenta del comite mi compañera que¿ obligacion tiene ella con nosotras? ya que no nos comunica las cosas y va un poco por libre ahora me quiere dejar de lado incluso quitarme de mi funcion mi pregunta es puedo denunciar los echos y donde,,,, gracias un saludo,,,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *