¿Qué son las enfermedades profesionales?

Se considera enfermedad profesional aquellas que se originan como consecuencia del desarrollo de una actividad laboral o profesional. La mayoría de países disponen de una normativa que regula estos supuestos. En nuestro país, por ejemplo, existe un listado oficial a cargo del Ministerio de Trabajo en el que se recogen las distintas enfermedades profesionales y en qué casos se entiende que son consecuencia de una actividad concreta.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad define enfermedad profesional así: “Se entenderá por enfermedad profesional la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esté provocada por la acción de los elementos y sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional”.

Enfermedades profesionales

¿Cómo prevenir estas enfermedades?

  • La empresa debe pasar todos los controles de seguridad. Esto es algo básico y primordial. Si hay algo que los trabajadores vean que no se está cumpliendo o que se corren riesgos innecesarios, se puede denunciar a la Inspección del Trabajo y de la Seguridad Social. De esta forma se llevará a cabo una inspección mediante la cual se comprobará si la empresa está cumpliendo o no con la normativa de prevención de riesgos laborales y si existe alguna anomalía que deba ser sancionada y corregida.
  • Se debe cumplir la normativa en lo que refiere a higiene, medicina, primeros auxilios, etc. Esto ya dependerá de cada tipo de empresa o negocio y de las necesidades que se establezcan según la actividad desarrollada. En caso de los botiquines de primeros auxilios, es importante que haya una persona responsable que vaya comprobando si falta alguna cosa y lo reponga de inmediato.
  • El lugar de trabajo debe estar bien adaptado a los trabajadores. Eso significa que deben tener espacio suficiente, el mobiliario debe ser adecuado al puesto de trabajo (por ejemplo, que la silla debe ser suficientemente ergonómica y que se pueda situar a la altura adecuada respecto de la mesa, que la pantalla del ordenador esté a una distancia y altura adecuadas, etc.). También la iluminación en el puesto de trabajo es muy importante.
  • Cumplir con los derechos del trabajador: que disponga de los descansos mínimos, que haga uso de los días de vacaciones que le correspondan, que no supere el número máximo legal de horas extraordinarias, etc.
  • En determinados trabajos es muy importante el uso de los EPI (Equipos de Protección Individual). Un EPI asegura que el trabajador trabaje en condiciones de protección adecuadas al puesto de trabajo. Por ejemplo, usar guantes, chalecos o cascos, etc. debiendo estar siempre en buenas condiciones y haber pasado los controles de calidad pertinentes.

¿Qué diferencia hay entre enfermedad profesional y enfermedad común?

Existen algunos indicadores que pueden ayudar a establecer las diferencias que serían éstos:

  • Agente: el causante de la enfermedad. El agente puede ser algo que se encuentre en el espacio laboral o en las condiciones de trabajo, por ejemplo: una mala iluminación, una silla que provoca dolor, la presencia de algún compuesto químico que sea respirado de forma continua, etc.
  • Exposición: es la relación que existe entre la persona (el trabajador) y el agente causante. Los criterios para valorar el efecto se miden tanto a nivel cualitativo como a nivel cuantitativo. Según estos criterios, el médico podrá valorar si es o no una enfermedad profesional y cuáles han sido sus causas.
  • Enfermedad: que el trabajador tenga los síntomas propios de una enfermedad.
  • Nexo de causalidad: que la enfermedad sea consecuencia del desarrollo de la actividad.

Un documento que puede servir de ayuda es la Lista de Enfermedades Profesionales de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). No se trata de una lista cerrada ya que a medida que van surgiendo nuevos trabajos, nuevos componentes y nuevos avances en medicina, pueden detectarse nuevas enfermedades profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *