Tipos de excedencias

Es posible que alguna vez os hayáis encontrado con la situación de tener que pedir una excedencia en el trabajo. Hoy hablaremos de los tipos de excedencias que existen y cuáles son sus características.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social tiene publicada una guía laboral en donde se puede encontrar mucha información de temas vinculados con el mundo laboral. En concreto existe un capítulo de la guía dedicado a la suspensión y la extinción del contrato de trabajo, en dónde se habla de las excedencias (capítulo 16.2).

¿Qué es una excedencia?

Podemos definir la excedencia como un período de suspensión de la relación laboral por un período de tiempo determinado, a instancias del trabajador para poder dedicarse a otras actividades o bien incluso trabajar en otra empresa durante un tiempo.

¿Qué tipos de excedencias existen?

Excedencia forzosa: se trata de un tipo de excedencia que la empresa debe conceder obligatoriamente. Las dos causas por las que se puede dar son, o bien que el trabajador sea designado o haya sido elegido para un cargo público y con ello no pueda asistir al trabajo o bien, cuando el trabajador deba realizar funciones sindicales en un ámbito geográfico provincial o bien superior.

La empresa deberá conservar el puesto de trabajo que ocupa la persona, así como también su antigüedad. Cuando el trabajador acabe con dicha función, deberá pedir su reingreso en un plazo máximo de un mes.

Excedencia voluntaria: este tipo de excedencia requiere que el trabajador lleve como mínimo un año trabajando en la empresa. En este segundo caso el derecho a que se reserve el puesto de trabajo no existe, pero sí que se hay un derecho preferente a que la persona pueda volver cuando haya una plaza vacante.
La limitación temporal será de entre cuatro meses y cinco años, y como particularidad diremos que se puede pedir dos veces, siempre y cuando entre la finalización de la primera excedencia y el inicio de la segunda hayan pasado al menos cuatro años.

Excedencia por cuidado de familiares: dentro de este tercer tipo se puede encontrar mucha variedad de casos.

– En primer lugar, la excedencia que se puede pedir para el cuidado de hijos, que será de un máximo de tres años por cada hijo que se tenga. No hay distinción en si el hijo es natural, adoptado o acogido. Se cuenta a partir de la fecha de nacimiento, adopción o acogimiento.

– En segundo lugar, para el cuidado de un familiar. Esta excedencia no podrá ser de más de dos años (salvo que la negociación colectiva amplíe dicho) y se prevé para el cuidado de familiares sea de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad. Las razones de tal cuidado pueden ser la edad avanzada, un accidente o bien una enfermedad y que por tanto la persona no pueda valerse por sí misma ni realizar actividades retribuidas. Si hay más de un trabajador que pide este tipo de excedencia, el empresario podría limitarlo por cuestiones logísticas y productivas.

Estas excedencias permiten la reincorporación en el puesto de trabajo: durante el primer año se garantiza la reserva de la plaza, pero a partir del segundo año solo se puede garantizar la reincorporación a un puesto similar, ya sea por el mismo grupo profesional o bien la misma categoría. Si se trata de una familia numerosa, la garantía al mismo puesto se amplía hasta los quince meses.

Si se diera el caso, también se tiene derecho a cursos de formación para ponerse al día en el momento del regreso, así como la perdurabilidad de la antigüedad del trabajador.

Las excedencias están reguladas en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores.

Existe un último tipo de excedencia, y son las que se denominan “pactadas”. Estas se dan cuando existe un pacto entre trabajador y empresario, bien en la firma del contrato o bien después, donde se deciden condiciones y plazos. Este período no computa cotizaciones. Todas las demás condiciones dependen de lo pactado.

Independientemente de cuál sea el tipo y la razón por la cual el trabajador se coja una excedencia, debería ser un tiempo para aprovechar al máximo. Es obvio que en una situación así, la persona tiene una serie de derechos pero también obligaciones para con la empresa. En ese sentido, se ha de ser respetuoso con el jefe que te ha permitido acogerte a una situación especial. De todas formas, no hay que sentirse eternamente en deuda ni considerar que debe “devolverse el favor” a la vuelta. Es decir, es probable que se haya causado un perjuicio a la empresa si el puesto es de cierta relevancia dentro del organigrama. Asimismo, si eres un buen trabajador, lo lógico es que echen de menos tu labor, pero eso no significa que se debilite tu puesto dentro de la empresa, al contrario.

En ocasiones, las personas nos ponemos demasiados objetivos en la vida laboral y no siempre es fácil cumplir. Eso hace surgir un estrés que es difícil de contener si no hacemos un alto en el camino, pero el trabajo del día a día no solo impide acabar con esa situación sino que lo favorece y fomenta. De esta manera, el recurso de la excedencia puede y debe ser utilizado siempre y cuando el trabajador considere que va a obtener un beneficio considerable, no solo en primera persona sino también con una visión más panorámica en la que todas las personas involucradas en su día a van a salir ganando.

Este artículo tiene 3 comentarios

  1. CARLOS sanchez

    En el supuesto de que me hayan concedido una excedencia laboral de tipo voluntario para cuidar de un familiar directo que tiene minusvalía y además me doy de alta en un trabajo de dos horas diarias para ganar algo de dinero, es compatible la excedencia con el alta en la seguridad social ??

  2. agu

    quiero pedir una excendencia por cuiadado de hijo tengo 4 hijos mi mujer al nacer siempre cogio una excendia por cada uno de ello no superior al año. yo podria pedir la excendia por cualquiera de mis hijo hasta agotar los 3 AÑOS ?

    1. Juan gia echeverria

      Hola pedí una primera exendencia por un año del 17 de abril del 2015 asta 15 de abril de 2016 por cuidado de mis dos hijos. Me incorpore a la empresa desde el 29 de abril del 2016 hasta el 9 de noviembre del 2016 se termino la temporada soy fijo discontinuo. Mi pregunta es puedo pedir una segunda exendencia esta temporada desde el 15 de abril de 2017 hasta el 15 de abril del 2018 o cuanto tiempo tengo que esperar para pedir una segunda exendencia por cuidado de mis hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*