Si estas siendo víctima de un acoso laboral o mobbing, es muy importante que conozcas los derechos que te asisten.

En Marben Abogados brindamos un trato personalizado a las personas que solicitan nuestros servicios de asesoramiento y/o gestión de asuntos.

El acoso laboral o mobbing podemos definir como aquel conjunto de conductas que se producen dentro de un entorno laboral que producen un hostigamiento a un trabajador minando su estado emocional.

DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS DEL ACOSO LABORAL

Podemos definir el acoso laboral como aquella conducta abusiva o de violencia psicológica a la que se somete de forma sistemática a una persona en el ámbito laboral, manifestada especialmente a través reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionen su dignidad o integridad psíquica, y que pongan en peligro o degraden sus condiciones de trabajo.

Estas actitudes de hostigamiento conllevan el aislamiento del interesado en el ámbito laboral, causándole ansiedad, estrés, pérdida de autoestima y alteraciones psicosomáticas, pudiendo llegar a provocar el abandono voluntario de su empleo por resultarle insostenible la presión a que se encuentra sometido.

Por tanto, notas características del acoso laboral son frecuencia, intensidad y permanencia en el tiempo.

 

QUÉ NO ES ACOSO LABORAL

No podemos considerar acoso laboral situaciones que cualquier hecho que tenga lugar dentro de un ámbito laboral hostil. Por tanto, una discusión con un superior o un compañero, por sí sola no será calificable de mobbing, como tampoco los será el hecho de ser sancionado por unos hechos con los que el trabajador no esté de acuerdo.

Existen otros fenómenos como el llamado síndrome del burnout o del quemado, en que lo que se da es un agotamiento mental y un desánimo profundo del trabajador, fruto de una mala organización del entorno laboral. Sin embargo, que no constituya un acoso laboral no significa que no pueda denunciarse con las consecuencias legales que de ello se puedan derivar.

 

QUÉ HAY QUE HACER SI SE ES VÍCTIMA DE UN ACOSO LABORAL O SUFRE MOBBING

En primer lugar, hay que buscar un asesoramiento con un abogado laboralista experto en acoso laboral para exponer la situación que se está padeciendo y obtener información sobre los derechos que le asisten.

Una vez determinado que la situación es efectivamente un acoso laboral, debemos tener en cuenta que para una futura reclamación será la víctima la que deberá probarla. Por tanto, será primordial contar con pruebas suficientes para acreditar ese acoso laboral, tales como grabaciones, correos electrónicos, mensajes, testigos, etc.

Toda empresa, dentro de sus obligaciones tiene la de velar por la salud de sus trabajadores y, para ello, debe tener una adecuada prevención de riesgos laborales, así como unos protocolos de actuación para casos de acoso laboral. Por tanto, si estamos sufriendo mobbing debería informarse a la empresa de tal situación para que inicie el protocolo de actuación para este tipo de casos.

Si, finalmente, la empresa hace caso omiso o no ofrece una respuesta adecuada para poner fin la mobbing, sería el momento de plantear las oportunas acciones legales.

Cómo saber y detectar si sufres mobbing

Por todo esto y mucho más, es de vital importancia encontrar material de referencia para poder definir qué es mobbing y qué no lo es.

El experto en esta materia, Iñaki Piñuel, en el 2013 publicó el libro Mobbing: cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo.

En esta publicación, además de aportar algunas ideas para que el trabajador pueda aliviar su situación, establece 42 puntos que él considera como signos de alarma siempre se produzcan de manera continuada en un periodo de seis mes al menos dos veces por semana. En su opinión, si se cumplen estos requisitos que enumera, entiende que el trabajador está sufriendo acoso laboral.

Entre los síntomas que destaca Piñuel, destacan algunos muy concretos que permiten identificar si existe o nouna situación de acoso laboral.

Podemos citar algunos de ellos:

a) Las relaciones personales cambian y se restringen; por ejemplo, el jefe o los compañeros de trabajo se niegan a hablar o reunirse con uno, ya sea a través del silencio e ignorándolo o respondiéndole de malas maneras y con gritos.

Otro factor clave es el menosprecio del trabajo. Ya sea criticando o lanzando falsos testimonios sobre su persona, lo que supone un menoscabo a la libertad para realizar sus labores ante el miedo de volver a ser criticado. Esto convierte el lugar de trabajo en un sitio que rebosa negatividad y afecta psicológicamente a la víctima.

b) También se puede hacer sentir mal al trabajador según el volumen de trabajo, tanto por exceso como por defecto.

En ocasiones, se le asignan demasiadas tareas que son imposibles de abarcar; mientras que otras veces se retiran las responsabilidades para luego acusarle de vagancia y de no hacer nada.En este caso, habría que definir si se trata de un caso deliberado o simplemente que las necesidades de la empresa han disminuido.

Siguiendo con las tareas encomendadas, también es posible que el trabajador sea obligado a realizar labores sin las medidas de seguridad pertinentes y que pongan en peligro su integridad física.

c) La punta del iceberg serían las amenazas, ya sean gestuales, verbales o por escrito. Estas pueden ir acompañadas de insinuaciones o proposiciones sexuales. Cuando son indirectas, el perpetrador del acoso puede alegar que se trataban de “simples bromas”.

De ahí que, como hemos comentado, siempre va a haber un componente subjetivo sobre la intencionalidad o no de ese acoso, o si simplemente son “imaginaciones” de la víctima.

El primer paso para intentar atajar este problema es darse cuenta uno mismo de que existen unos síntomas de acoso.

Una vez identificados esos síntomas y la causa  de los mismos, hay que disponer de elementos de prueba para poder demostrarlos.

En este sentido, pueden servir documentos, correos electrónicos, mensajes, testigos, grabaciones, etc. que permita puedan probar la existencia del acoso laboral.

Aunque pueda resultar difícil, hay que evitar reaccionar a insultos o provocaciones, ya que cualquier conducta reactiva podrían volverse en su contra, al poder servir de excusa para justificarun despido disciplinario.

En un procedimiento judicial, se admitiría como prueba una grabación, ya sea de video o de audio, siempre y cuando en la misma también apareciera la persona que la proponga como prueba, es decir, el trabajador acosado.

No cabe duda de que el acoso laboral es un fenómeno que puede afectar muy negativamente la vida de un trabajador, por lo que la negación del mismo nunca es la mejor solución. Siempre hay que busca apoyo en la familia y/ amigos, y en casos de mayor gravedad puede ser muy recomendable buscar ayuda psicológica. Y, evidentemente, si se tiene intención de reclamar hay que consultar a un abogado laboralista experto en casos de acoso laboral o mobbing.

 

CONSECUENCIAS DEL ACOSO LABORAL EN LA VÍCTIMA

Lo habitual es que el trabajador que sufre mobbing vaya paulatinamente notando una afectación en su vida cotidiana, en forma de insomnio, irritabilidad, miedo a ir al trabajo , y si la situación se mantiene puede derivar en trastorno de ansiedad y depresión, llegando a requerir la baja médica.

Llegado el caso de una reclamación judicial, estas consecuencias médicas derivadas del acoso deberán ser acreditadas mediante un perito médico especialista en psicología y/o psiquiatría. Pues, es muy importante probar la relación de causalidad entre el mobbing sufrido y la situación médica del trabajador.

Te asesoramos en el caso en el trabajo, recopilación de pruebas, denuncias y las dificultades probatorias

Para poder considerar acoso laboral o mobbing la conducta debe repetirse de forma sistemática a lo largo de un tiempo prolongado, al menos, de 6 meses.

En la mayoría de casos, la finalidad última que se persigue con el acoso es que la persona acabe dimitiendo o solicitando su traslado.

Lógicamente, este acoso puede llegar a afectar a la salud psíquica del trabajador afectado, y muy a menudo supone su baja médica por un tiempo prolongado.

Desde el punto de vista jurídico, el acoso laboral permite reclamar por distintas vías, algunas de las cuales son compatibles:

  • Si la relación laboral aún pervive y el acoso laboral es presente, puede solicitarse la extinción de la relación laboral con derecho a una indemnización equivalente a la prevista para el despido improcedente.
  • Si el trabajador acosado ha sido despedido, puede impugnarse judicialmente el despido reclamando que se declare el despido nulo, o subsidiariamente, improcedente.
  • De forma acumulada o no con cualquiera de las anteriores vías, se puede reclamar una indemnización por daños morales o por daños y perjuicios derivada de la vulneración de derechos fundamentales del trabajador.
  • De forma perfectamente compatible con las otras vías, se puede presentar una denuncia en la Inspección de Trabajo.

Entrando más a fondo en la parte jurídica, debemos destacar la importancia de las pruebas, ya que es el trabajador afectado el que tiene la carga de probar los hechos que denuncia, es decir la existencia del acoso laboral o mobbing. En este sentido, pueden servir testigos presenciales, comunicaciones por escrito como e-mails, sms, Whatsapp,…, así como, grabaciones de conversaciones siempre y cuando el trabajador participe en las mismas y se realicen con la finalidad de probar el acoso laboral sufrido.

¿Que es el Bossing?

El término “mobbing” viene de “mob” que en inglés significa “multitud”, de lo que se desprende un acoso más generalizado y realizado por una conjunto de personas. Si bien, en la práctica es un término que se utiliza como générico para hablar de acoso en general.

De mismo modo, “bossing” deriva del término “boss” que en inglés significa “jefe”. Así pues, partiendo de lo anterior podemos definir el bossing como una concreta modalidad de acoso laboral de tipo vertical en el que el sujeto acosador es el jefe de la víctima.

 

¿Que es el acoso moral?

Es es una modalidad de acoso también conocida como acoso psicológico, que se caracteriza por que el acosador realiza una serie de conductas que buscan ir minando el estado anímico de la víctima. Muy a menudo se trata de conductas tan sutiles que la víctima es incapaz de identificarlas

Tipos de Mobbing

No existe una única clasificación de tipos de acoso laboral, si bien en este artículo exponemos una de ellas.

Hay que tener en cuenta que no son tipologías excluyentes entre sí, ya que puede ocurrir que una conducta de acoso laboral sea perfectamente encuadrable en más de un tipo.

Estas clasificaciones pueden servir como guía para saber identificar cuando estamos o no ante un acoso laboral, pudiendo identificar los elementos que lo componen:, tales como el nivelen que se produce, el sentido o dirección que tiene, si persigue o no algún objetivo, los efectos que produce, etc.

Acoso laboral según la posición jerárquica

Mobbing horizontal: 

Cuando acosador y acosado se encuentran en un mismo nivel jerárquico dentro de la estructura laboral de la empresa.

Mobbing vertical:

Es el que se da entre personas de distinto nivel jerárquico dentro del escalafón laboral. Por ejemplo, el bossing es un tipo de acoso laboral vertical, en que un superior jerárquico acosa a un subordinado. Pero también lo sería si ocurriera a la inversa, aunque es menos habitual.

Acoso laboral según el objetivo

Mobbing estratégico:

Es un tipo de acoso laboral que responde a una estrategia prevista de forma expresa  por la empresa para obtener un objetivo predefinido, como puede ser la dimisión voluntaria del trabajador o su salida a un coste más reducido.

Mobbing de gestión o dirección:

Es un acoso realizado desde la dirección de la empresa, y puede perseguir diversos objetivos.

Puede ser que se busque tener atemorizada a la plantilla para que sea más sumisa y no se atreva a cuestionar nada por miedo a perder su puesto de trabajo, o usando el miedo como medio para conseguir que la plantilla sea más productiva, o para prescindir de aquellas personas que no se amolden a lo que la empresa impone, etc.

Mobbing perverso:

Es un tipo de acoso, normalmente vertical descendente u horizontal, que o tiene una finalidad de tipo laboral, sino responde más bien a la forma de ser del acosador que suele ser una persona muy manipuladora que ejerce el acoso por motivos que no responden a un interés empresarial.

En estos casos, el acosador suele ser alguien con dotes de seducción, capaz de agradar a quien le interese y hundir a quien se proponga, mediante conductas muy estudiadas cuidando de que no haya testigos ni otras pruebas que pudieran delatarle.

Es muy difícil reconducir este tipo de situaciones si no es sacando de la organización al acosador o al acosado. Si bien, si es el acosado quien se marcha, el acosador buscará otro objetivo.

Mobbing disciplinario:

Es un tipo de acoso que se ejerce mediante una política empresarial basada en las amenazas constantes de ser sancionado o despedido, buscando siempre generar un miedo a sus víctimas y buscando un ambiente laboral elemento de ejemplaridad para generar un ambiente laboral en que los demás empleados no se atrevan a salirse de la norma ante la posibilidad de ser sancionados o despedidos.

En ocasiones, se realiza como represalia a trabajadores/as ejerzan sus derechos laborales derivados de maternidad y paternidad, denuncien o demanden a la empresa o, simplemente, por estar de baja médica.

En Marben Abogados somos especialista en Derecho Laboral y, concretamente, en casos de acoso laboral o mobbing. Y, en este sentido, recomendamos que la intervención del abogado especialista no sea sólo a partir del momento de reclamar, sino que es siempre preferible que el trabajador afectado consulte sus derechos antes de reclamar ya que, como ya hemos indicado, para el éxito de la reclamación será fundamental las pruebas de que se disponga para poder demostrar la existencia del acoso laboral.

Si estás interesado en recibir asesoramiento con un abogado laboralista o buscar información acerca del despido estando de baja laboral, puedes solicitar una visita por medio de nuestro formulario de contacto que hay en esta misma página y contactaremos contigo lo antes posible. También puedes llamar a nuestros teléfonos 935313034 y 685184254, o bien enviar un correo electrónico a [email protected].

Te puede interesar: