abogado despido procedente

El despido será calificado como procedente por la Sentencia del Juzgado de lo Social cuando la/s causa/s en la que el mismo se basa sea/n cierta/s y justificada/s. Ello va referido tanto al despido disciplinario como al despido objetivo.

El artículo 54 establece una serie de causas por las cuales se considera que un despido es procedente, y aquí tienes un listado de las más habituales:

  • Acoso: tanto si la víctima es el empresario como un compañero de trabajo, el acoso laboral no debe ser tolerado de ninguna de las manera y será razón suficiente para despedir a un trabajador.
  • Desobediencia o indisciplina: el trabajador tiene derechos pero también obligaciones, y debe cumplir lo requerimientos de su empresa. En caso contrario, se puede justificar un despido bajo esta premisa.
  • Ausentarse o llegar tarde al trabajo sin justificación: tanto las ausencias como las faltas de puntualidad deben ser reiteradas en el tiempo para ser consideradas un factor decisivo. Sin embargo, es una de las razones más comunes. Evidentemente, para poder justificar dicho comportamiento, hay que hacer un estudio exhaustivo del caso, ya que las causas pueden ser subjetivas.
  • Descenso del rendimiento laboral: de nuevo, esta bajada en la productividad no puede atribuirse a un periodo de tiempo corto o una mala situación temporal del negocio. Para establecer el rendimiento de un trabajador se tendrán en cuenta diferentes criterios para analizar la situación de la manera más objetiva posible.

En todos estos casos, es de vital importancia contar con el respaldo de un profesional de la abogacía, ya que el trabajador se puede ver algo desprotegido ante la figura de la persona o empresa que lo despide. Conocer a la perfección este tipo de situaciones puede ser clave para salir airoso de un litigio.

En ocasiones, el empresario puede alegar que un despido es procedente simple y llanamente para ahorrarse la penalización económica del despido, y es posible que en relaciones laborales largas el trabajador sienta cierta asunción de culpabilidad que no siempre es real. Por eso, cada caso debe ser analizado de manera profesional e individual para no caer en las posibles trampas legales.

Despido procedente y el derecho a paro

El acceso a la prestación de desempleo o paro no depende de que el despido sea considerado procedente o improcedente, sino que en ambos casos el trabajador tiene derecho a percibir dicha prestación. Si bien, debe tener en cuenta que si, tras dictarse una Sentencia judicial que declare el despido improcedente, se produjera la readmisión del trabajador en su puesto de Trabajo, en ese caso deberá reintegrarse al SPEE (INEM) lo percibido en concepto de prestación desde el despido y hasta la readmisión. Si bien, la empresa deberá abonar al trabajador los salarios dejados de percibir durante ese mismo período (salarios de tramitación), con lo que en la práctica habrá una compensación con la prestación de desempleo y un sobrante a favor del trabajador al ser el salario superior a la prestación por desempleo.


Llámanos y te ayudaremos 93 531 30 34