La incapacidad laboral es aquella situación en la que un trabajador se encuentra impedido temporalmente para realizar su trabajo, ya sea por accidente o por enfermedad. Las personas en esta situación reciben asistencia sanitaria por parte de la Seguridad Social o por la Mutua de la empresa.

Incapacidad temporal

Se puede acceder a toda la información sobre esta materia en la Guía Laboral del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el capítulo de “Prestaciones del Régimen General de la Seguridad Social”. A  comentaremos algunos de los aspectos más destacables:

Causas de la incapacidad temporal:

Hay tres causas básicas:

  • Por enfermedad, ya sea común o profesional. Enfermedad común es aquella que no sea consecuencia de la actividad laboral Por contra, enfermedad profesional es la que sí tiene relación directa con el trabajo desarrollado.
  • Por accidente, que puede ser también de trabajo o no. El accidente de trabajo es el que tiene lugar durante la prestación de servicios y en el trayecto de ida al trabajo y de vuelta del trabajo. Los accidentes acaecidos fuera de esos momentos no será considerado accidente de trabajo.
  • Los periodos de observación para enfermedades profesionales que requieran baja médica.

Prestación económica:

Durante la situación de incapacidad temporal el trabajador percibirá, en lugar de su retribución salarial, una prestación económica cuya cuantía vendrá determinada por varios factores. Por un lado, la cuantía de la base reguladora y, por otro, la contingencia común o profesional de la incapacidad tenporal.

  • Cuando se trate de una enfermedad común o de un accidente no laboral, la cuantía de la prestación será el 60 por 100 de la base reguladora entre el cuarto y el vigésimo día, y del 75 por 100 a partir del vigésimoprimer día.
  • En caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional, la cuantía de la prestación será del 75 por 100 de la base reguladora a partir del día siguiente al de baja la baja médica.
  • Si el trabaja está percibiendo prestación de desempleo total e inicia un proceso de incapacidad temporal, el importe de la prestación percibir será el mismo que la prestación por desempleo. Si se trata de una recaída de una recaída de un proceso anterior, al agotarse el período de subsidio de desempleo, continuará percibiendo la prestación por el mismo importe. EN cambio, si no es por recaída, el importe a percibir será el 80 por 100 del IPREM.
  • Si durante incapacidad temporal por contingencias comunes se extinguiera el contrato de trabajo con derecho al desempleo, la cuantía de la prestación será la equivalente a la del subsidio de desempleo, y consumirá el período de desempleo consumido. En cambio, la misma situación pero estando en incapacidad temporal por contingencias profesionales la cuantía de la prestación seguirá siendo la misma que antes la extinción laboral, y no consumirá tiempo del período de desempleo reconocido.

Dependiendo del convenio colectivo aplicable, puede existir un complemento a la prestación de incapacidad temporal a cargo de la empresa, de forma que el trabajador perciba la misma cantidad que su retribución salarial.

¿Cuánto dura el subsidio y cómo puede extinguirse?

La duración vendrá determinada por una serie de factores. En general, para situaciones de enfermedad –ya sea común o profesional- o de accidente, la duración será de 365 días como máximo (un año natural), aunque se podrá prorrogar 180 días más si se considera que en ese periodo de tiempo podrá recuperarse y recibir el alta médica. Se contempla la posibilidad de iniciar otro proceso de incapacidad temporal por el mismo motivo cuando han pasado menos de 180 días desde que se recibió el alta médica.

Se puede perder el derecho apercibir la prestación en casos de fraude, como por ejemplo si se está trabajando a pesar de estar de baja; si se rechaza recibir el tratamiento médico necesario; así como, en caso de no acudir a las revisiones médicas oficiales.

Incidencia en el contrato de trabajo:

Durante la incapacidad temporal, se produce la suspensión de la relación laboral, dado que el trabajador deja de realizar su actividad laboral y el empresario deja de abonarle cantidad alguna en concepto de salario (en su lugar, el trabajador percibirá una prestación económica de naturaleza no salarial). De hecho, esta situación de suspensión de la relación laboral supondrá que la cuantía de las gratificaciones extraordinarias, dentro cuyo período de devengo haya la incapacidad temporal, se reduzcan en la arte proporcional a la duración de ésta.

Este artículo tiene un comentario
  1. enrique

    Hola; quería saber si en la incapacidad temporal, en el importe resultante del 75 % a partir del 21º día habría que descontar los importes de cotización a la s.s. y demás impuestos que vienen en nómina.
    Muchas gracias.

    Un saludo enrique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *