Es aquella situación por la que un trabajador, por motivos de salud, no puede ejercer, temporalmente, las funciones propias de su trabajo, existiendo la previsión de que pueda producirse una mejora y/o curación que le permita volver a ejercer su trabajo.

Coloquialmente es lo que se conoce como “baja médica”. Esta incapacidad temporal puede ser de dos clases:

  • Contingencia común: Por accidente no laboral o enfermedad común.
  • Contingencia profesional: Por accidente laboral o enfermedad profesional.

El tratamiento de una y otra contingencia es distinto, ya que en caso de contingencia profesional será la Mutua de accidentes de trabajo que tenga contratada la empresa, la que hará el seguimiento de la baja médica.

En caso de contingencia común, en principio dicha gestión la llevará el Instituto Nacional de la

Seguridad Social, salvo que la empresa tenga expresamente contratada con la Mutua este tipo de contingencia.

En cuanto a la prestación por incapacidad temporal, funciona del siguiente modo.

Si es por contingencia profesional: Será a cargo de la Mutua desde el primer día de baja médica, y el importe de la prestación será el 75% de la base reguladora (salario prorrateado).

En cambio, si es por contingencia común, el funcionamiento será el siguiente:

  • Del 1º al 3r día: El trabajador no percibe nada.
  • Del 4º al 15º día: El trabajador percibe el 60% de su base reguladora, a cargo de la empresa.
  • Del 16º al 20º día: El trabajador percibe el 60% de su base reguladora, a cargo de la entidad gestora (INSS) o de la entidad colaboradora (Mutua).
  • A partir del 21º día: El trabajador percibe el 75% de su base reguladora, a cargo de la entidad gestora (INSS) o de la entidad colaboradora (Mutua).

Duración máxima de la baja por incapacidad temporal

La duración de la incapacidad temporal puede durar 365 días, y prorrogarse hasta 180 días más. Una vez agotado el plazo máximo, procederá el alta médica y, en su caso, propuesta de incapacidad permanente.


Llámanos y te ayudaremos 93 531 30 34