Las personas que padecen Parkinson pueden ver alteradas sus vidas de forma muy significativa.

Los síntomas de dicha afección pueden conllevar a la imposibilidad de realizar los tareas propias de su vida profesional y, por tanto, que el paciente tenga que solicitar la baja laboral.

En Marben Abogados vamos a hablar sobre el Parkinson y su incidencia en la vida profesional.

Expondremos cómo solicitar la baja laboral por Parkinson y todos los aspectos que hay que tener en cuenta para poder realizar dicho trámite.

Qué es el Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa crónica que provoca el deterioro del sistema nervioso central y, por tanto, de las capacidades motoras del paciente.

Es el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente, justo detrás del Alzheimer y afecta, sobre todo, al movimiento corporal y a la coordinación.

Aunque puede aparecer en cualquier momento de la vida, suele ser más común a partir de los 60 años.

No obstante, también existe el Parkinson precoz que puede aparecer en personas menores de 40 años.

A día de hoy siguen sin conocerse las causas del Parkinson pero se valoran aspectos genéticos y relacionados con el entorno.

No existe una cura que elimine la enfermedad y, lo habitual, es que con el paso del tiempo el paciente vaya empeorando su estado de salud.

Síntomas del  Parkinson

Aunque existe un cuadro sintomático muy variable dependiendo de cada paciente, lo cierto es que se puede hablar de estos principales síntomas del Parkinson:

  • Temblores: suelen aparecer en mayor frecuencia cuando se está sentado o en reposo
  • Rigidez en el tronco y en las extremidades
  • Bradicinesia: lentitud de los movimientos
  • Inestabilidad en la postura que puede provocar caídas o dificultad para mantener el equilibrio
  • Marcha parkinsoniana: es el nombre que se la da a la forma de andar de los pacientes con Parkinson que se mueven de forma encorvada y con un nulo movimiento de los brazos

Cómo pedir la baja por Parkinson

Se puede obtener la baja médica por Parkinson, e incluso, puede implicar una incapacidad permanente.

Existe la pensión por Incapacidad Permanente por Parkinson que cubre a las personas que, debido a la enfermedad, no pueden realizar una actividad laboral o profesional.

No obstante, para obtener una incapacidad permanente es esencial que el médico realice un diagnóstico y que determine que el Parkinson está en un grado severo.

Es decir, para conseguir la baja se tiene que padecer una enfermedad avanzada que impida el cumplimiento laboral. Esto lo valorará el Tribunal Médico teniendo en cuenta el estado del paciente y su grado.

Si necesitas un asesoramiento mayor para solicitar la baja por Parkinson puedes contactar con Marben Abogados.

Nuestro equipo de abogados te dará las claves que debes conocer para poder realizar este trámite de forma satisfactoria.


Llámanos y te ayudaremos 93 531 30 34