Las cualificaciones profesionales son un instrumento creado para organizar las profesiones y sus competencias para así facilitar el posible reconocimiento y acreditación.

Estas cualificaciones se reúnen en el llamado Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, CNCP, editado por el Instituto Nacional de las Cualificaciones, INCUAL, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Cualificaciones profesionales (CNCP)

Este catálogo está formado por las profesiones que a día de hoy son más significativas en el sistema productivo, y se dividen en familias profesionales y niveles. Es el propio Instituto el que se encarga de mantener este catálogo actualizado, ya que de él depende sobre todo la elaboración de la oferta formativa y los certificados de profesionalidad que se expiden.

Objetivos del catálogo CNCP

  • Poder adecuar la formación profesional según las necesidades que vayan surgiendo en el sistema productivo.
  • Servir de base para la elaboración de cursos enmarcados en la Formación profesional y Ocupacional y la Formación Profesional Reglada, integrando las ofertas de formación profesional existentes.
  • Ser un referente para poder evaluar y reconocer las distintas competencias profesionales.
  • Apostar por el LifeLongLearning, la formación que se hace de forma continuada a lo largo de la vida.
  • Aumentar la calidad de la formación profesional para poder satisfacer así la demanda.
  • Ajustar la oferta y la demanda laboral mediante estudios especializados.

Se podría decir que una persona está cualificada profesionalmente cuando en su día a día laboral consigue los resultados que se esperan de él o ella con los recursos y la calidad que corresponden. Estas competencias, que incluyen conocimientos y capacidades, permiten ajustarse a la demanda de trabajo que existe, así como también pueden ampliarse mediante formación complementaria o experiencia laboral.

Como ya hemos dicho varias veces en este blog, es muy importante el reciclaje profesional para poder así llegar a un mercado profesional mucho más amplio. Que una empresa tenga personal cualificado y con posibilidades de una formación continuada le dará más valor y estará más preparada para competir con las otras empresas existentes en el sector.

Algunas preguntas básicas:

  • ¿Es lo mismo una cualificación que un título? No, una cosa son los títulos que hayamos conseguido mediante cursos y formaciones profesionales y otra son las cualificaciones profesionales adquiridas. Esto último son las competencias que se han adquirido al hacer estos cursos o bien a lo largo de haber realizado un tipo de trabajo determinado.
  • ¿Qué familias profesionales están incluidas en el catálogo? A día de hoy hay 26 familias integradas, que a su vez también se subdividen. Las familias que forman parte ahora mismo son: Agraria, Marítimo-pesquera, Industrias alimentarias, Químicas, Imagen personal, Sanidad, Seguridad y Medioambiente, Industrias extractivas, Fabricación mecánica, Instalación y mantenimiento, Electricidad y electrónica, Transporte y mantenimiento de vehículos, Edificación y obra civil, Vidrio y cerámica, Madera, mueble y corcho, Textil, confección y piel, Artes gráficas, Imagen y sonido, Informática y comunicaciones, Administración y gestión, Comercio y marketing, Servicios socioculturales y a la comunidad, Hostelería y turismo, Actividades físicas y deportivas, Energía y agua, Artes y artesanías.
  • ¿Por qué es importante que exista esta clasificación? Que exista una clasificación profesional ayuda a tener, de una forma única y coordinada, un sistema de reconocimiento profesional. Eso en cierta manera garantiza que las personas puedan verse valoradas por la formación realizada pero también por su experiencia laboral y por las distintas competencias profesionales que son capaces de realizar. Además, gracias a este sistema se puede regular la oferta de formación profesional, pieza básica para el sistema productivo de un país. A lo largo de los años muchas profesiones cambian (algunas poco a poco y otras no tanto) y es importante ajustarse a la realidad laboral del momento. Los propios profesionales que hace una década podían llevar a cabo determinadas tareas quizá ahora se encuentran que necesitan desarrollar nuevas competencias, y pasa lo mismo con aquellas personas que quizá no tengan una formación determinada pero sean capaces de demostrar, o acreditar en este caso, que se encuentra plenamente capaz de llevar a cabo la tarea que se le encarga.

Este tipo de clasificaciones ayudan también a homogeneizar la formación y la acreditación profesional a nivel internacional, sobre todo en el contexto de la Unión Europea. Esto favorece que se pueda encontrar trabajo cualificado en el extranjero de una forma más fácil.